sábado, 26 de mayo de 2007

ADORACIÓN DE PIES




Desde el comienzo de los tiempos, el besar los pies de una persona, significa la forma máxima de mostrar adoración humillación, respeto y sometimiento absolutos. Es así que súbditos y esclavos de todas las épocas practicaban dicho ritual ante sus Amos y Reyes. Con el advenimiento de la época medieval y el surgimiento del elaborado cortejo o romance entre caballeros y doncellas hizo furor (según lo atestiguan varios documentos, cartas y hasta cuadros de ese entonces) la practica de adorar y besar primero manos y luego pies por parte del atormentado caballero a su siempre inalcanzable Dama como forma de demostrar su total devoción. La erotizacion del pie femenino ya sea desnudo o calzado en elegantes sandalias y zapatos de tacones altos, enfundados en sedosas medias, etc., quedo plasmado en el cine desde su origen mismo. La escena donde el amante enloquecido de pasión por alguna mujer fatal o vampiresa se arrodilla junto al diván donde yace lánguidamente ella dejándose adorar como una Diosa, es un clásico del cine de principios del siglo. En esta escena era infaltable el beso prolongado y apasionado en los pies de la amada.




El atractivo erótico que muchos hombres encuentran en el pie femenino es sabiamente explotado por una mujer cuando con las piernas cruzadas lo balancea lentamente, quizás dejando a medio colgar su zapato, lo expone sensualmente a su pareja que con ojos hipnotizados no puede dejar de observar el perturbador movimiento.Finalmente existen muchos hombres para los que la adoración de los pies de la amada con boca y lengua es una condición indispensable para alcanzar la excitación sexual, en cuyo caso se habla de fetichismo del pie. Un Ama podrá experimentar una agradable sensación, como un cosquilleo le ira subiendo desde sus pies al resto del cuerpo mientras siente las caricias con labios y lengua de su adorador y lo contempla rendido como el mas humilde esclavo...literalmente: a sus pies.